Entender por el lenguaje corporal si ella está interesada en ti

No siempre cuando nos interesa una chica, somos capaces de entender si le interesamos o no, desde el inicio. Esto ocurre porque no prestamos atención a sus comportamientos, a los gestos de su cuerpo, y a cómo actúa en nuestra presencia.

De hecho, se necesita muy poco para entender si una mujer está interesada en nosotros, pero tendremos que prestar atención a estas pequeñas cosas, que en realidad significan tanto.

  1. Si ríe mucho con nuestras bromas, más de lo que haría cualquier persona, significa que está fuertemente interesada y encantada.
  2. Si cuando no la miramos nos observa por el rabillo del ojo y no logra quitarnos la mirada de encima, será porque no puede resistirse a nosotros.
  3. Si nos mira directo a los ojos mientras conversamos, quiere decir que está interesada en nosotros.
  4. Si se mueve de forma seductora, es porque está tratando de seducirnos.
  5. Si se toca frecuentemente el cabello, el rostro, o las piernas, significa que siente una fuerte atracción.

Un hombre cortejando a una mujer

  1. Si busca el contacto físico, podemos estar casi absolutamente seguros de que quiere algo más con nosotros.
  2. Si se muerde los labios o los hace sobresalir, quiere decir que la atraemos mucho sexualmente.
  3. Si fija la mirada interesada en algunos puntos de nuestro cuerpo, como los genitales, las manos, el cuello, los labios y el pecho significa que le gustamos.
  4. Si durante una conversación se extiende ella misma hacia nosotros, es una señal clara de que está interesada en lo que decimos, y en nuestra forma de ser.
  5. Si nos hace bromas con doble sentido, o nos lanza puntas, significa que quiere provocarnos, y esa es una señal clarísima de interés.

En conclusión, basta una conversación de un cuarto de hora para poder verificar si una mujer está interesada o no. Y si lamentablemente no logramos activar su deseo, no nos demos por vencidos, la atracción podría crearse más adelante, naciendo en condiciones diferentes y quizás más profundas, o podríamos ver hacia adelante y buscar a otra mujer que nos pueda interesar.