Entender por el lenguaje corporal si él está interesado en ti

Según diferentes estudios, no hacen falta horas y horas ocupándose en infinitos razonamientos para entender si le gustamos a un hombre, sino que bastarían simplemente 10 minutos, en los cuales observar el lenguaje de su cuerpo, con particular atención a algunos aspectos, que pueden ser captados en sus movimientos o la forma en la que interactúan con nosotras.

Podemos entonces valorar los aspectos clave, capaces de hacernos entender, si vale la pena proseguir con nuestra táctica de seducción hacia un hombre o no.

Una chica flirteando con un hombre

Por lo tanto, aquí están los comportamientos, físicos y no físicos, más notorios que podremos encontrar cuando le gustamos a un hombre:

  1. Si bromea con nosotras, e intenta retarnos.
  2. Si su sonrisa siempre está muy presente, casi como si fuese fruto de una parálisis.
  3. Si tiende a buscar un contacto físico, en particular tocándonos por el costado o el cabello.
  4. Si durante una mirada se fija en nuestros ojos, para luego bajarlos rápidamente o mirar hacia otro lado, es porque siente vergüenza, y por ende está interesado.
  5. Si cuando miramos a otro lado, fingiendo que no lo notamos, él nos mira constantemente significa que se ve muy atraído hacia nosotras, por lo que no es capaz de quitarnos la mirada de encima.
  6. Si sus pupilas se dilatan cuando nos acercamos mucho a él, quiere decir que siente una fuerte atracción hacia nosotras.
  7. Si no tiene las piernas cruzadas sino abiertas, es una señal de apertura hacia nosotras.
  8. Si cuando estamos en una mesa, juega con los objetos presentes, como los vasos o cosas de este tipo, quiere decir que está intentando disminuir la tensión, y llamar nuestra atención.
  9. Si se toca él mismo frecuentemente, en puntos como las orejas, el cabello, la barba o la zona genital, significa que está sintiendo una fuerte atracción hacia nosotras.
  10. Si cuando hablamos extiende su cuerpo hacia nosotras, está expresando inconscientemente interés en escuchar lo que decimos, lo que quiere decir que la conversación le parece interesante.

En conclusión, realmente es necesario poco tiempo para observar estos aspectos y evaluar si el hombre en cuestión está interesado en nosotras o no, y si no fuese el caso, no hay de qué preocuparse, pues el mar está lleno de peces y no está dicho que el interés no pueda nacer en un segundo momento, en condiciones diferentes.