Enviar mensajes traviesos a tu pareja puede arruinar su relación

Estudios demuestran porque el sexting puede traer mayores consecuencias que gratificaciones: porque lo hacemos y qué puede decir eso de nosotros como pareja.

Contrario a lo que pensamos, enviar mensajes sexuales puede ser nefasto. Luego de un estudio científico realizado por investigadores de la Universidad de Alberta en Canadá, los mensajes traviesos que le enviamos a nuestra pareja pueden ser señal de una insatisfacción en la relación.

Realizado con 615 adultos canadienses y estadounidenses de diferentes edades, todos en relaciones heterosexuales u homosexuales, la encuesta observó la frecuencia de envío de los llamados mensajes sexuales. El estudio, publicado en la edición de febrero de la revista Computers in Human Behavior, evaluó el impacto de estos mensajes en el estado de la pareja de encuestados. Esta es la primera vez que los investigadores han entrevistado a tanta gente sobre este tema.

Revelan que los seguidores del sexting estarían más inclinados a la discusión. A estos últimos les falta confianza en su relación y tienden a comprometerse menos. Según Adam Galovan, autor principal del estudio, “los sextors se enfocan más en el aspecto sexual de su relación y descuidan las otras esferas”.

Sexting

No es una relación saludable

“Las personas que envían la mayoría de los sextos tienen más probabilidades de tener conflictos y piensan más que otros en poner fin a su relación, agrega la psicóloga Michelle Drouin de la Universidad de Indiana que también participó en la investigación. Su nivel de compromiso es menor”.

No es todo. Según el estudio, estas personas también son más propensas a ver pornografía o engañar a su pareja en las redes sociales. “ Enviar sextos no me parece elemento de una relación saludable “, sugiere Adam Galovan.

Otro hecho notable: los científicos han observado que las personas que envían los mensajes más traviesos a su pareja también pasan más tiempo en sus teléfonos, incluso con sus seres queridos. El estudio evoca una adicción a las nuevas tecnologías de comunicación.

Cultura de gratificación

“Estas personas quieren alcanzar el objetivo final, una buena relación, sin tener que hablar, escuchar o pasar tiempo de calidad juntos”, piensa Adam Galovan. Este último explica que las personas que envían los mensajes más traviesos a su pareja consideran el sexting como un medio principal de comunicación.

¿Se debe a qué? Una cierta cultura de gratificación instantánea. “Eso es lo que haces para alcanzar tu meta según la que realmente defines una buena relación”, dice Adam Galovan. Tienen que dejar de lado sus teléfonos y tener una buena discusión a la antigua […] en lugar de tomar los atajos al sexto “.

Él quiere profundizar en este último punto: “No sabemos cómo la tecnología está cambiando nuestras vidas y eso es algo que queremos estudiar en el futuro”.